Los Cuentos del Chino

Hay un chino muy pequeño que vive dentro de mi iPod. Él es el responsable de elegir qué canciones reproduce cuando está en modo aleatorio. Conoce tantas historias, me cuenta tantos cuentos, que he decidido compartir con vosotros al menos uno cada día. Espero que os gusten, a mí me entretienen la vida. Son “Los Cuentos del Chino”.

______________________________________________________________________

374. Neutral Milk Hotel // IN THE AEROPLANE OVER THE SEA


12/09/13 // Cosas que se reflejan en sus gafas de sol: el principio de una novela que pinta bien, pero que muy bien; un mensaje de móvil a su madre que ni quiero ni puedo descifrar; el manillar de su bicicleta; los brillos de la superficie del mar; las gotas de condensación de una copa helada de tinto de verano; el paisaje a través de la ventanilla del copiloto; el sol, arrancándole al horizonte punzadas de rosa y morado mientras se marcha; un partido de vóley playa en el que ninguno de los dos queremos estar; gaviotas a última hora de la tarde, caminando inquietantemente cerca de nosotros; gaviotas también, sobrevolando el mar, cuando ella mira hacia arriba; y si estoy lo suficientemente cerca, incluso la sombra de un aeroplano sobrevolándonos; un plato de olivas como una piscina de bolas; chocos, puntillitas, bienmesabe, espetos de sardinas; sus pies rozados, ahora sí, ahora no, por un mar brillante e indeciso; la llama del mechero y, si me asomo, incluso la punta de su cigarro; y en los mejores momentos, cuando tengo suerte, mis ojos fijos, mi nariz partida, mi gesto serio. Mi sonrisa cuando ella me besa.

______________________________________________________________________

373. Golden Smog // MAKING WAVES


9/09/13 // El silencio entre el estruendo… justo ahora. Ahí. Cuando sólo queda el leve sonido de la espuma perdiéndose en la arena. Sólo unas décimas de segundo de paz antes de que rompa la siguiente, con fuerza de mil cañones, llenando la playa de un ruido atronador que, curiosamente, sólo genera más paz. Y también esa que rompe mucho antes de llegar a la orilla, cuando, delante de ella aún quedan tres o cuatro de sus hermanas por morir. Su furor se eleva por encima del retumbar intermitente y menor. Su cresta estalla en espuma y al llegar su turno su fuerte onda muta en pared, que revienta con dolor y estrépito contra la arena húmeda, llenando los pies de los paseantes de diminutos golpes certeros… un ejército minúsculo pero innumerable asaeteando durezas, cobrando ventaja en la batalla por la frontera terrestre, delimitada, ahora sí, ahora no, por un silencio tan breve como poderoso. Ojalá pudieras verlo.

______________________________________________________________________

<< Los Cuentos del Chino Agosto 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s