Festivales // Seis alternativas -sin aglomeraciones- a seis cabezas de cartel del Primavera Sound

Jungle-Press-Photo-1-credit-Dan-Wilton
Hay otro Primavera Sound. Un Primavera, quizás, para los que empezamos a ser más mayores –únicamente más mayores que nosotros mismos hace años, en realidad. Es ese festival de escenario a media entrada, con fácil acceso a las primeras filas, con barras sin hordas de gente peleando por un litro de cerveza como si fuera el trono de hierro. Un Primavera a contrapaso, de vuelta. Lejos de las aglomeraciones en los grandes escenarios. Lejos, precisamente, de los escenarios que están eso, lejos. De esos dos mastodontes que se observan, el Primavera y el Heineken, uno frente al otro, allí donde el asfalto desaparece y la tierra se levanta. Hay otro Primavera, a la orilla del mar, por escenarios más recogidos. Y si lo hay es porque la oferta es inabarcable, en toda la indignante acepción de la palabra, que muchos ya hemos perjurado y hemos nombrado por su nombre de pila a varios dioses al ver los horarios y comprobar que es, prácticamente imposible, conseguir el don de la ubicuidad en lo que nos queda de mes.

Y como en Entradas Agotadas empezamos a tener una edad y siempre hemos sido amigos de las comodidades, mira tú que raros, hemos decidido avisar a todos aquellos a quienes les abruma un poco la aglomeración de los cabezas de cartel. Si no mueres por ver a Caribou, a los Strokes o a Patti Smith, te vamos a proponer algunas alternativas más que interesantes. Porque hay otro Primavera. Es ese al que van esos locos con los que te sueles cruzar yendo a los grandes escenarios. Esa gente que parece que vuelve, por el sentido de su marcha y la edad que marcan sus rostros, pero que en realidad va. Nosotros te vamos a decir a dónde.

Jueves, 1:30. James Blake – JUNGLE

Esto del Primavera, lo sabe cualquiera que haya subido la cuesta de acceso al Fórum, es cuestión de fuerzas. Así que suponemos que hasta el jueves a medianoche nadie se descolgará del grupo de cabeza y cada cual se moverá según preferencias con más o menos soltura ante multitudinarias turbas de diferente índole. Pero al llegar la noche, los primeros fríos, cuando empieza la zapatilla, ahí la gente puede empezar a resultar molesta y el agradable concierto bailado que pretendías que fuera James Blake se puede convertir en una trampa mortal.

En el Ray-Ban, el escenario más agradable cuando la gente no se amontona por toneladas, habrá un bolo de los de bailar a pierna suelta, con sonrisa hasta las orejas. JUNGLE no son precisamente mundialmente desconocidos, pero por si acaso tus referencias no van más allá de Blake, creemos que esto deberías saberlo: van a dar un conciertazo de los se hacen saltar hasta a la gente que se apalanca en las gradas. JUNGLE hace funk, del que mueve al perro de la parte de atrás del coche, con cositas de soul del que hace vibrar el alma. Un trampolín perfecto para saltar a las profundidades de la noche. Y una excusa perfecta para pillar un buen sitio antes de Adrew Weatherall.

El jueves es la noche de las piernas ligeras y el corazón retumbando; el ritmo lo ponen los bajos de JUNGLE.

Viernes, 17:30. José González – Fumaça Preta

La perspectiva es agradable. Primera hora de la tarde, al fresquito del Auditori, el sueco González y su guitarra acariciándote los oídos. Suena bien. Claro, sobre todo porque no has pensado en la cola que habrá que hacer para entrar, lo que supone ir sobre las 17:00 como tarde. Y todos sabemos que no es tan agradable aparecer por el festival a las 17:00, o antes, después de una primera noche que Andrew Weatherall y Richie Hawtin habrán alargado hasta el alba.

Bien, hay solución. Cuarenta minutos después de que empiece Jose González, lo que supone llegar al Forum alrededor de una hora más tarde de lo que habrías entrado si no nos hubieras hecho caso, va a explotar el pequeño escenario Adidas Original. Fumaça Preta son una banda. Así, a lo ancho del término. En su web anuncian su concierto en el Forum como parte de la ‘Feria de Abril’ (lo juro). Y quizás sea que no tienen ni idea de a dónde van. O quizás es que los que no tenemos ni idea somos nosotros, el caso es que su música va del ritmo latino clásico, al garaje más sucio, con toques melódicos y rabia punk, al estilo posesión satánica o rito vudú con collar de flores tropicales. La mezcla es su sino. Los estilos y las nacionalidades juegan al póker cada noche en esta banda y al final resulta que todo era un farol. El caso es que lo que ellos hacen no se parece a nada. O igual son una resurrección de Os Mutantes. Qué más dará si al final es divertido.

Además, aquí podrás beber cerveza y viendo a José González ya sabes que no.

Viernes 20:00. Patti Smith & Band perform Horses – Tobias Tesso Jr.

Ya. Ya sé lo que me vas a decir. Joder, es que Patti Smith es una puñetera institución. Ya, sí. Lo sé. Y el ‘Horses’ es un discazo. Sí, sí. Claro. ¿Y no os cansáis de ver viajas glorias? ¿Qué me diríais si os diera la posibilidad de ver la primera actuación en España de alguien que puede llegar a ser tan grande como Patti Smith? Además, si es que todavía no has visto a Patti Smith, puedes verla el sábado en el Auditori, bien cómodo. Anda, deja de deleitarte con lo que ya conoces más que de sobra y empieza a abrir los ojos y las orejas ante lo que está por llegar.

Y lo que llegará al Pitchfork a eso de las ocho y diez no es más que el joven Tobias Tesso Jr. Un chaval que después de subir algunas canciones a YouTube se ha presentado con un disco que no se lo salta un gitano. Piano y voz, no le hace falta más al muchacho, para atraer a gente de bandas tan talentosas como los desaparecidos Girls (su bajista ha producido el disco), Haim, The Black Keys o The New Pornographers. En los sitios donde se habla de estas cosas, llevamos dos meses hablando sin parar de este canadiense al que le han comparado hasta con John Lennon y lo siento mucho por ella pero Patti Smith no va a impedir que veamos uno de los conciertos más esperados de todo el Festival.

No sé si habrá poca gente, lo que estoy seguro es que dentro de unos años nos acordaremos de este concierto.

Viernes, 21:30. Belle & Sebastian – Perfume Genius

Y así llegamos al momento más sensible de la edición de este año. Los tipos duros van a estar cenando el viernes desde las nueve hasta las diez y media. Damien Rice, Belle & Sebastian y, por si acaso, The Hotelier van a convertir el Forum en el diván más grande del mundo. Va a haber tal colección de problemas no resueltos, de dramas contenidos y de romances tan intensos del tipo ¡AmarDueleJoder¿esquenoloves?!, que no habrá escapatoria posible.

O sí… El escenario Pitchfork acogerá a uno de los personajes más raros y dignos de ver de cerca justo a esa hora. No es que no sea carne de psicólogo (¿psiquiatra?) es que los psicólogos cierran las puertas de sus consultas cuando Perfume Genius aparece por la ciudad. Fervientemente convencido de ser una mujer, Mike Hadreas saca a relucir todos sus complejos en canciones finas como flechas. Venga, si tenemos que comprarlo con alguien diríamos que es una especie de Antony Hegarty de mala hostia. Tiene maldad en las letras y delicadeza en el piano. Una voz modulable como una radiofrecuencia y un desparpajo rollo Loles León que achanta a las primeras filas y atrae a las últimas.

No es un concierto para tipos duros, pero seguro que en ese momento es lo más divertido en todo el recinto.

Sábado, 23:45. The Strokes – Earthless

Es que me lo estoy imaginando. Tres días de festival clavados en los gemelos y la frente. El cuerpo ya pidiendo ayuda a sanitarios y farmacéuticos para poder mantenerse en pie. ¿Y ahora encima os queréis meter delante en el concierto de The Strokes? Y habrá que pegar botes con el ‘Last nite’ y querréis, encima, que me lo pase bien. Aquí no hay quien respire, no llega el aire, sudo como la Fontana di Trevi. Y todos los años lo mismo. Y todos los años igual.

Pues no, este año no. Este año hay alternativa. Y alternativa bien roquera, además. Earthless son una banda de rock instrumental que hacen de cada noche su local de ensayo. Interpretaciones intensas e imprevisibles de esos tráilers de cinco ejes que son sus canciones. A estas alturas más de uno tendrá ganas de que le pasen por encima a base de guitarrazos y le dejen a uno hecho cisco. Pues bien, eso lo pueden hacer muy bien estos tres tipos. Tres tipos que tienen más música en un pelo de su barba que todos los que les estaremos viendo juntos, por cierto. Y que son perfectamente capaces de ponernos los pelos de punta y al segundo prendernos fuego.

Es sábado, se acerca la noche. Si vamos a morir, al menos hagámoslo con dignidad.

Sábado 3:00. Caribou – Hookworms

Y así, como quien no quiere la cosa, llegamos al final. Y el final es, casi siempre, mi parte favorita. Con los escenarios que están lejos recién cerrados, el fin de fiesta acercándose, la gente tratando de coger posiciones o de coger, permítanme el argentinismo, lo que se ponga a tiro. Con el Ray-Ban empezando a dejar caer incautos al mar porque ya no puede absorber más gente. Con la multitud metamorfoseándose en masa bobalicona tratando de asaltar las barras. Con los camareros portugueses tratando de entender los gritos que lanza esa oveja boba. Con un cabeza de cartel del tamaño de Caribou en un escenario tan recogido. No me lo negarán: es una suerte poder encontrar una salida.

La hay. Sólo hay que llegar a la esquina más lejana del recinto para disfrutar de una de las bandas que, lo reconozco, más me ha impresionado en el último año. Hookworms son jóvenes, tienen mala hostia, tocan punk en un garaje sin ventilación ni merienda. El ruido recubre Hookworms como si fuera un caramelo de chinchetas. Sus cinco miembros defienden que esta banda no es nada más que un hobby, y por eso han firmado sus dos discos únicamente con sus iniciales. Y por si fuera poco, tienen uno de los frontman menos impactantes que he visto jamás. Un tipo con cara de ser capitán del club de ajedrez de su instituto, que grita como si alguien le estuviera robando la merienda o estuviera a punto de conquistar Prusia, qué sé yo.

No me extrañaría que a mitad de bolo se subieran en cinco caballos negros y arrasaran con el Ray-Ban, Caribou y la madre que nos parió a todos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s