En concierto // El espíritu del rock sureño se reencarna en The Delta Saints / Madrid 25 de septiembre

Marijke-Debusschere_296
Angola es un pájaro migratorio. Angola vuela libre, con una fuerza en sus alas tal que allí por donde pasa despeina. Busca siempre lugares calurosos donde esconderse, con la humedad alta, un poco de humo a ser posible y mucho ajetreo. Le encantan los sitios oscuros, cerrados donde la gente baila y grita. Antros revestidos de madera, escenarios bajitos donde se le pueda ver bien. Angola es un pájaro migratorio y está a puntito de volver a pasar por nuestro país.

Angola, por si ustedes no lo saben, es un pájaro que come de la mano de los Delta Saints. Una formación de Nashville que a pesar de cargar con unas pocas décadas en sus documentos de identidad, llevan en la sangre siglos de tradición musical, blues, soul, rock, funk… lo que necesites. Son como un drugstore de pureza musical. Como un club gourmet de acordes y arpegios. Como un muestrario de ejemplos sin tacha.

Cada vez que Angola pasa por España, por cierto, se reúne una especie única de científico. Digna de verse. El ornitólogo de bar. Salen de sus escondrijos para reunirse en comunión mística. Padres de familia tan entregados a la música en secreto que montan estudios de grabación en el cuarto de juegos de sus hijos. Adolescentes que nacieron tarde, encerrados el resto del año con una guitarra y viejos vinilos que sus progenitores ni siquiera recuerdan que tenían. Treintañeros juerguistas con brasas en las suelas de los pies, incapaces de quedarse quietos, entrenados en bailar hasta los avisos por megafonía de El Corte Inglés.

Viene Angola, vienen los Delta Saints, porque acaban de estrenar trabajo. Y después de un EP y un primer álbum financiado mediante crowfounding, acaban de sacar un disco en directo. Habrá quien le parezca raro, a quien le parezca pronto… si no los has visto, claro. Porque la esencia de esta banda está en un escenario, en la comunión con esa cohorte de seguidores que asumen sus temas como latidos de su propio corazón. Lo cual, si eres capaz de dar medio paso atrás y verlo con perspectiva, es un puñetero espectáculo. Espectáculo en mayúsculas. Los músicos que han amaestrado a un pájaro llamado Angola son pura dinamita en el escenario. Talento, actitud, diversión… Y la gente que va a verles rebosa ganas, alegría y felicidad. Y así, es imposible escuchar a The Delta Saints y no sonreír… Estáis avisados.

Y no se duerman, porque este pájaro no pasa más que una vez al año… si hay suerte.

THE DELTA SAINTS
25 de septiembre
Sala El Sol, Madrid

Compra tu entrada en ticketea o hazte con ella en Escridiscos y Discos Toni Martin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s