Discos// Natural Child / Dancing With Wolves

natural_child_dancin_with_wolves_4Esto es un juego. Deja los prejuicios fuera. Hemos creado una peculiar máquina del tiempo. No, no preguntes cuánto dinero nos ha costado. Y del tiempo que hemos invertido, mejor ni hablar. Bueno, qué demonios, ha sido condenadamente sencillo. Tan sólo ha bastando con pulsar un botón de play, en tu reproductor de música habitual. Dentro, esperando a girar sobre sí mismo mediante un sencillo mecanismo, está el último trabajo de Natural Child. Dancing With Wolves, se llama. Y tendrás que olvidarte de Kevin Costner por un rato. Venga, esfuérzate, esto es serio.

 Siéntate cómodamente y cierra los ojos. Trata de concentrar el resto de sentidos en su escucha. Paladea cada rincón, toca las notas que se entremezclan en el aire. Huele el cálido viento sureño con el que se impregna la estancia. Escucha cada uno de sus matices hasta que la sensación se vuelva tangible. Ahí lo tienes. Si has seguido los pasos con férrea disciplina, ahora mismo te has trasladado en el tiempo. Hacia atrás, claro. A un lugar en el que Allman Brothers, Lynyrd Skynyrd,The Band, The Outlaws o Creedence Clearwater Revival regían como los máximos exponentes del Southern Rock.

 Natural Child pertenecen a esta liga, muy alejada a las tendencias actuales. Siendo fieles a un estilo que han depurado al máximo: una suerte de vintage country rock que sonrojaría al más pintado. Un trío voz-guitarra, voz-bajo y batería, apoyados en directo con pedal steel y órgano. Pero en Tennessee no parece preocuparles lo moderno o lo tendencioso. Quizá sí la calidad de ejecución, la honestidad y el  sentimiento. Después de escucharlos, albergas la sensación de haber recorrido muchas millas entre calaveras de ganado, cactus desproporcionadamente grandes y una sempiterna sequedad en la boca que verás saciada tras deglutir los 39 minutos y diez canciones que conforman esta deliciosa regresión sonora. Un buen trago de los que entran solos, sin necesidad de torcer el gesto o intentar dar muestras sobradas de una fingida hombría.

 Estarán el 3 de Septiembre en Rocksound Music Bar, en Barcelona, el 4 de Septiembre en la madrileña Sala Sol (Dentro del American Autumm SON EG) y al día siguiente en el Kutxa Kultur Festibala en Donosti. Y conseguirán obrar el milagro de devolverte a un tiempo pasado que, definitivamente, fue mejor.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s