Discos // Joe La Reina / Bailamos por miedo

joe-la-reina-bailamos-por-miedoJoe la Reina. Suena a nombre de boxeador venido a menos. A uno de los que ya no quiere vendar sus nudillos antes de enfundarse los guantes. A pelea en el ocaso de una carrera pugilística por cuatro míseros pavos. A besar la lona en el octavo round. A que vuelva a parecer un accidente.

Lucas Malcorra (voz), Iñaki Oro (batería), Ignacio Meléndez (teclados y sampler), Jaime Arteche (teclados y guitarra) y Manu Alday (bajo) conforman el staff técnico, cuadrilla donostiarra forjada en mil batallas. Suponemos cien atardeceres de Pasaia grabados en sus retinas. Y una herencia directa del gran pop que históricamente ha visto la luz en las faldas del monte Urgull.

El árbitro pide por el micrófono que sea un combate limpio, alejado de tácticas marrulleras como cantar en inglés, aspecto que desarrollaron en su primer EP pero no acabó de cuajar. El salto al castellano les ha sentado bien. Muestran una figura más estilizada. Más alejados del folk rock primigenio que defendían con su vida. Ahora se han convertido en un peso pluma repleto de clase. Desde el corner, sosteniendo la toalla empapada y con la mirada perdida, el productor Abel Hernández apuesta por el KO técnico. Conocedores del potencial de su gancho, de la rapidez de sus movimientos a lo largo de once canciones. Hay que acorralar sobre las cuerdas. Hay que bailar sobre la lona. Aunque sea por miedo. “Bailamos por miedo”, se llama este, su primer álbum. El patrocinio está sufragado por Subterfuge. Y reclaman a este nuevo luchador no detenerse jamás, seguir golpeando aunque la mirada se nuble.

Sus principales armas a la hora de tumbar adversarios y conseguir adeptos a su causa son unas letras concisas de alto nivel, (“La noche cayó y me aplastó con sus millones de estrellas, al anochecer ella apareció y se encariñó con mi pena”). Una forma de cantarlas que se escapa de lo convencional, variados instrumentos que aportan un entorno sostenible para que afloren los sentimientos en línea directa con la hipófisis. Sintetizadores, teclados, bajos,  guitarras y diversas percusiones se entrelazan en delicadas formas. Y prima un intento real por huir de los tan manidos convencionalismos del indie patrio. Una apuesta por escapar de la etiqueta de “Los Fleet Foxes españoles” para abrazarse sin complejo a León Benavente, Tulsa o Standstill.

Arranques de rabia en Tiemblan, percusiones improbables en Huracán 2000, conatos de prosa imposible en Rusia,el regusto low fi de Caravana de fuego. Todo encaminado hacia el golpe certero sobre el mentón, ese que hace ganar un combate cada vez más duro. Ese que tiñe la lona con la sangre del adversario cuando nadie daba un duro por tu victoria.

Próximos conciertos:
-28 de Marzo, Los Conciertos de Radio 3, Madrid.
– 29 de Marzo: Independance, Madrid (+ Viento Smith) / Venta de entradas
-04 de abril, el 21, Huesca
-05 de Abril, Festival Primavera, Donostia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s