Sucedió en el Teatro del Arte // Luis Brea

luis_brea
Lírica, rock´n´roll, éxtasis y derrota. Y náuticos, polos, risitas y postureo. En la soleada isla de Luis Brea tiene cabida lo variopinto y lo curioso como si así tuvieran que ser las cosas, como si así tuviéramos que entender el mundo. Su mundo.
Lo cierto es que es casi imposible resistirse a la atracción de su costumbrismo bastante punk, a que sus canciones sean coreadas como himnos generacionales por aquellos que no saben realmente a qué generación pertenecen.

En su isla, la marea sube con más frecuencia de la habitual y, cuando cubre a los que se acercan, convierte a tipos pusilánimes en canallas de barrio y a pijas de photocall en lobas en celo. Y Brea observa, con una media sonrisa, la transformación y sabe que el efecto solo durará mientras siga cantando. Y así es, como si nos dijera “Soy tu padre”  y tuviéramos que obedecerle, cantamos, nos llevamos la mano al corazón, sonreímos por el rabillo del ojo y bailamos sin respetarnos.

Llegado el último acorde, el efecto desaparece, pero no la ilusión. Y salimos, con el pecho henchido y con sed de bares, queriendo bebernos tantas botellas de Mahou como podamos, esperando a que el camarero se equivoque y podamos gritarle que “Baso” es con “V” y a que el DJ te ponga finalmente esa puta canción de Los Planetas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s