Sucedió en Joy Eslava // Izal

izal
Ni un alma más cabía en la Joy Eslava. Y alma es lo que más había. Alma y espíritu y ganas de agradar. Mikel Izal se plantó ante la gente de Madrid y ni sus décimas de fiebre se lo quisieron perder. Y sin embargo sus problemas físicos no se le notaron. Se abrió en canal y empezó a entregar cosas: versos, ideas, voz (mucha, genuina, potente), historias, carisma y fuerza. Claro que tenía al resto de Izal a su lado para poder apoyarse y, sobre todo, para despegar. La contundencia y pericia de Alejandro Jordá a la batería; la creatividad y el ánimo inquebrantable de Emmnuele Pérez al bajo; el buen hacer y la habilidad de Alberto Pérez a la guitarra; y la enorme paleta de contrastes y el apoyo constante que aporta Iván Mella a los teclados. Entre los cinco ofrecieron un concierto agradable y sincero. Demostrando lo que, a día de hoy, son Izal: una banda con un futuro prometedor, que tiene un largo camino que recorrer en su vuelo, pero que por el momento todavía se sigue sintiendo muy cercana.

Como si los chicos que ayer vieron el concierto a tu lado, se hubieran subido hoy al escenario a dejarnos a todos con la boca abierta.

__________________________________________________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s