Crónica // The Black Keys / Palacio de los Deportes Madrid

the_black_keys
por Txemi Terroso
 // Ilustración: Oscar Giménez

Son los tacones de las botas contra la madera. Eso es lo que retumba dentro de todos. Eso es lo que ha conseguido que nos callemos. El sonido hueco y rotundo. Y los flecos blancos bailando a cada paso en su camisa negra. Y su mirada burlona, seria en apariencia pero con una sonrisa asomada al borde de sus labios. Y el imponente aspecto de su compañero. Casi dos metros de cuerpo delgado, rematados con una cara alargada cubierta casi en su totalidad por unas gafas de pasta negra. Esa imagen de los dos cruzando el salón de punta a punta, el primero con una guitarra y el segundo con sus baquetas, ha silenciado las animadas conversaciones, ha apaciguado las discusiones, el camarero ha dejado de servir whisky y las chicas han dejado de gritar y de reírse.

Se han subido al escenario, el primero ha enchufado su guitarra, el segundo se ha sentado ante la batería, se han mirado y entonces, solo entonces, ha comenzado el espectáculo.

El golpe nos ha mandado a todos medio metro hacia atrás. Una onda expansiva sin bomba se ha apropiado del salón y ha tirado algunas sillas vacías y ha volado un par de barajas de cartas. Un borracho, trastabillado, se ha abrazado a la barra mientras trataba de contar, dedos en alto, cuántos músicos había tocando y no le salían las cuentas. Y es curioso porque en cuanto nos hemos acostumbrado al pelotazo ha aparecido un tipo de seguridad, exactamente igual que el de la guitarra y ha echado a empujones a los pocos que estaban durmiendo o aburridos.

Pocos porque la mayoría estaban muy animados. Un tipo alto con la misma cara que el batería se ha puesto a golpear la barra al compás, mientras daba sorbos a una cerveza y el camarero, increíblemente parecido al guitarrista, ha empezado a cantar mientras secaba unos vasos con un trapo limpio. He vuelto a mirar el escenario para comprobar que nada había cambiado y solo el largo de las baquetas se había quitado las gafas, que tenían serio riesgo de salir volando en una de sus embestidas. Y en minutos se han multiplicado sus efectos, resonaban por todo el local y no quedaba nadie sin disfrutar. Incluso un tipo negro se ha puesto a bailar al fondo del bar siguiendo el ritmo desvergonzado que ellos marcaban.

Detrás de mí los jugadores de una mesa de póquer protestan. Un tipo alto, delgado y con gafas de pasta negra les acaba de ganar la séptima mano seguida. Y todas con buenas cartas, sin trampas, de cara. En la barra un joven con una camisa de flecos le canta una canción de amor al oído a una de las chicas, cosa que no le ha sentado nada bien a un parroquiano que llevaba toda la noche invitándola a copas. Dos puñetazos después el parroquiano está en el suelo, sin ganas de hablar con nadie. Alguien ha gritado, ha volado una botella, ha habido un conato de pelea multitudinaria pero el camarero, que ahora tenía gafas de pasta y era irremediablemente alto, ha parado la gresca con dos golpes en la barra. Un segundo después el tipo de los flecos, clavado al guitarrista, sujetaba a la chica de la cintura.

Ha sonado el último acorde, han golpeado el último platillo y sin embargo nadie se atreve ya a aplaudir. El de los flecos agarra su guitarra, el tipo alto se vuelve a poner sus gafas y caminan hacia la puerta. Cuanto más avanzan más se vacía esto y en cuanto ponen un pie en la calle, ya solo quedo yo, sentado solo en medio del salón. Me pregunto si en realidad solo han pasado dos personas por aquí. Cierro los ojos y suspiro, esperando recuperar fuerzas, expulsar así todos los demonios. No sirve: al abrirlos, más de quince mil personas salimos a la vez del mismo salón…

Anuncios

Un pensamiento en “Crónica // The Black Keys / Palacio de los Deportes Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s