Discos // Dolores, Disco Póstumo / Presentación 28 de enero

Disco póstumo, el trabajo de presentación de Dolores, es probablemente el LP revelación del año. Es, además, la reivindicación de una forma de entender la música como un trabajo de orfebrería, como se hacía antes, sin prisas y sin pretensiones. Sin ceder a modas ni a intereses, pero sin dejar de sonar rabiosamente actuales. Disco póstumo es un disco necesario en este país. En un momento en el que hacer música inteligente en España equivale a sonar cerebrales, clínicos y depresivos, Dolores nos miman con un trabajo al más puro estilo The Head On The Door de The Cure, denso y oscuro, pero rico en canciones brillantes, luminosas y orgullosas de su estirpe pop. Un disco en el que cada tema tiene vocación de single, sin avergonzarse de enfilar estribillos como catedrales, porque estos han sido edificados sobre sólidos entramados musicales; de esos que sorprenden por su efectividad y economía de medios.

El sonido de Dolores es denso, intenso y pétreo. Los han comparado a los citados The Cure, a Parálisis Permanente o a Décima Víctima, porque no sabrían a quién o a qué compararlos. El hecho es que es impactante que un grupo con una vida tan corta tenga un sonido tan personal. Dentro de la imposible amalgama de sonidos y estados de ánimo que componen este disco nunca se pierde la referencia de que, al final, Dolores suena a Dolores. Tal vez sea por el sonido inmediato y reconocible,  plagado de detalles, de bajo y guitarra cortesía de Juan Rodríguez y Tahiche Guillén, la contundencia de esa base rítmica y la batería de Pablo Costa o el personalísimo y extraño mundo interior que invoca la vocalista y teclista Teresa Cobo en cada una de las canciones.

Las canciones. Un grupo al servicio de sus canciones, que son sus únicos e incontestables argumentos: Cortafuegos, el pistoletazo de salida del disco, es un rompehielos abriéndose paso por tus  costillas. Una buena forma de demostrar que un hit pop puede tener la fuerza del postpunk más mecánico y no por ello resultar forzado. Cuando crees que empiezas a entender a qué suenan Dolores, Cocodrilos de marfil te pone los esquemas del revés, con uno de los estribillos más luminosos y pegadizos que vayamos a oír a estas altura de año. Temblor, otro de los temas estrella, suena, como su propio nombre sugiere, como un terremoto profundo y distante, con ecos de Jesu y bajos heridos y apocalípticos. Volcán tiene la fiereza alocada de un punk antiguo, y para cerrar,  Avenida de América, un pequeña y trabajada joya que se engarza en la instrumentación más preciosista de todo este Disco Póstumo.

Lo peor de perderte a Dolores no es perderte the next big thing, eso lo dejamos para las revistas de tendencias. Lo peor de perderte a Dolores es perderte sus canciones. Y punto.
Disco Postumo se pone a la venta en formato LP (con una preciosa edición de vinilo transparente diseñado por la propia Teresa Cobos) a través de la web de Origami Records, además de una  pequeña edición de CDs.

Dolores presentarán su disco en la sala Siroco de Madrid el 28 de enero y también a través de la web de Origami puedes comprar las entradas anticipadas por 8 € o con vinilo por solo 16 €.

Te dejamos con esta videolocura de unos de sus mejores temas, Volcán:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s