Crónica // Primavera Club 2010

TAB
por Txemi Terroso
// Ilustración: Oscar Giménez

Por delante el mar y por detrás el asfalto. La brisa de la primavera y el viento helado y seco. Te quitas y te pones. Barcelona iluminada de noche y la noche fría de Madrid. Un antes y un después de todo lo que suena. Conciertos como mojones por los que hay que pasar. Calzadas de notas entre el Primavera Sound y el Primavera Club. A la cara y a la espalda. Dos festivales. Una idea. Dos orejas distintas por las que llegan dos canales enfrentados y convergentes.

Por delante, a la cara, Triángulo de Amor Bizarro. Insolente, recargado. Rápido. La cara oculta de ellos mismos. Enfrentados a sus propios discos. Son las versiones, sus discos, de unas canciones arrolladoras en directo. Originales de verdad, básicas y primordiales. Ocultas tras capas y más capas de sonidos, ruidos, voces, distorsiones. Tan atronador que antes de los aplausos sonaban suspiros tras cada tema.

Por delante, a los pies, Holy Fuck. Cuatro pistolas que disparan al suelo. Improvisaciones con saña, bailes catárticos. Billetes de tren irrechazables a destinos inexplorados. Hay que subirse, hay que viajar y que el destino te aterrice donde haya sitio. En el lugar en el que los teclados imposibles te quieran dejar. Todo con las luces apagadas, con la complicidad de una sala que hace temblar todo el círculo. Un suelo tan frágil ante sus sacudidas que cualquier cuerdo no tendría valor de marcar un solo paso más de su baile olvidado.

Por detrás, al aburrimiento, The Rural Alberta Advantage. Soñando con un pasado campesino, marcando las diferencias entre el folk y tocar una flauta. Predecibles, caminantes al paso de una modernidad conocida, de un estilo manido y poco sincero. Luces de unas fiestas de un pueblo sin arraigo, desconocido hasta para sus propios habitantes.

Por delante, al corazón, John Grant. A pelo, llenando con un pequeño piano todo un espacio por crear. Sincero, sentido, creador de un silencio y un respeto digno de cualquier predicador. Propietario de una voz que da que hablar, marcando territorios, coronando desconocidos. A medio camino entre lo antiguo y lo incógnito, con defensores del tamaño de un templo y actitud de parroquiano de bar. Tal cual. Peleando con su propia genialidad por ser uno más.

Por detrás, al orgullo, Edwin Collins. Al orgullo y la pena. De quien lo fue todo y ahora ya casi no es nada. Nadie. De quien sobrevive a un varapalo de tal magnitud que sólo le queda el valor. Pero no el tono. Perdida la voz y la afinación se aferra al escenario como el último reducto donde demostrar quién fue, aunque ya no sea. Reflejo de lo injusto que es vivir. De la rabia que da ser un ser humano siempre, de día y de noche, delante de los tuyos y no perder la capacidad de darte cuenta de que todo lo que peleaste por ser, hace tiempo que no hay manera de traerlo al hoy de nuevo. Es irrecuperable. Nada más.

Por delante al sentido común. Y al flequillo. Cuchillo como una mañana de lluvia en casa. Como un domingo de juego de mesa y gin tonic. Lógico, sencillo, correcto. Básico. Paso a paso construyendo la siguiente lección del indie patrio. Con la convicción de quien sabe que no está haciendo nada mal. De quien sabe que no es el número uno de la clase, pero que nunca bajará a segunda. Y que muy mal se tiene que dar la temporada para que Europa no se fije en ellos.

Y te quitas el abrigo pensando en el Forum. Pasado mañana la cosa será distinta. O quizá será igual. Será como darle la vuelta a la entrada y ver qué queda de verdad en la parte del año más fresca. Más amable. Más sonora. Hasta entonces, recuerda estos segundos. No hay más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s