Crónica // Clem Snide + Arizona Baby / Sala Heineken

Clem_Snide
por Txemi Terroso
// Ilustración: Oscar Giménez

Tarde plomiza en Madrid. Tarde de perros. Pesada, cargante. Lluvia tonta, como de juguete, incómoda y aburrida. Charcos como redes en la puerta de la sala Heineken. Y dentro Inhabitants teje una banda sonora para tardes como esta. Lentos pasajes calzados, punto por punto con tela fuerte de músicos serios. Melodías preñadas de una voz serena. Serena y domada. Con bridas. Canciones al paso, al trote vaquero algunas, con talento de escuela, de aroma sólido. Telas clásicas pero seguras, bien hechas. Al punto tanto aburridas, planas como llanuras. Al punto esquivas como emboscadas, como lomas. Suma la cerveza, el ambiente de fiesta de escuela. De compañeros y boletos para viajes y tendrás la introducción perfecta para los actores principales.

Clem Snide el primero. Invitados extranjeros a una noche de folk patrio basado en países lejanos. De Boston estos, de Madrid los de antes, de Valladolid los que cerraron. Y aunque una trayectoria que roza los 20 años ponía a los de Boston como cabezas de la noche, quedaron en medio del bocadillo. Flanqueados por el country español. Y fueron los del lejano Oeste (lejano Oeste de España, se entiende) los que menos sonaron a Almería. A escenario de cartón. Brillantes, elegantes, parlanchines, maleducados (“Quiero tener sexo con todos vosotros pero no tengo tiempo”) en un castellano de colegio. Y surgen, como dardos, sospechas. ¿No era noche de folk? ¿No era noche plomiza, de lluvias y melancolías? Pues no. Un batería deschaquetado en un antaño impoluto uniforme coronado con gorra de béisbol, aporrea la batería como un gorila, sin darse cuenta de que delante de él hay tres tipos en traje. Y uno de ellos toca el violonchelo. Aunque él tampoco parece haberse dado cuenta de qué va esto. Su violonchelo es ahora un contrabajo ahora una guitarra eléctrica, punteando con un arco que sangra buen gusto. Un tipo sacado de una revista de moda. Pelo corto a cepillo, barba rasurada. Sonrisa de medio lado. Cómplice con el patrón del grupo. Eef Barzelay, una caricatura de sí mismo, un hombre que juega a ser niño. Pistolero del desconcierto. Canta de espaldas al micrófono, busca a sus compañeros, ahora se pone serio, ahora manda callar (aunque no consiguió impedir que todos escucháramos qué querían para cenar las camareras del local). Un tipo sensible y divertido. Un grupo curtido en mil mareas que disfrutan siendo bárbaros. Unos Beatles borrachos en una feria de ganado. Capaz de tocar telas profundas con lances tan dulces como “Something beautiful”. Capaz de sacar sonrisas y lágrimas interpretando a capela sin avisar “Nature Boy”, una canción con más años que un western…

Un western del que acaban de salir Arizona Baby. Directamente desde Pucela, la cuna de los forajidos y los sheriff de puertas balanceantes. Surge su música acelerada y concisa al tiempo, temas para títulos de crédito y saltan las bromas. Que si en Arizona no hay peluqueros, que si eso no es barba sino unas pestañas muy largas, que si puntea porque se le ha quedado enganchado un mechón entre las cuerdas, que si no son escobillas sino baquetas con pelo largo… Pero entre vello, cabelleras y crines se escapan tres músicos serios como malos de película. La percusión crea un tren de ritmo que se encargan de asaltar dos guitarras desincronizadas. Y la voz de Javier Vielba sube y baja de ese tren como un forajido con dudas. Y él mismo también baja, del escenario, con la guitarra, para tocar con todos, para meternos en su película de agradables tardes al sol, de pastos de ganado y terrosos paisajes desolados. Y el talento de Rubén Marrón con la guitarra es más que capaz de hacer de pantalla donde proyectar todos esos colores. Y hay momentos en los que la música es tan sugerente que lo único que lamentas es que no haya más sillas y mesas por aquí para poder montar una buena bronca. Como Dios manda. Como manda el guión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s